Laura Espinoza, soy alumna en la Escuela de Masaje Sueco, plantel Mérida.

Mi nombre es Laura Espinoza, soy alumna en la Escuela de Masaje Sueco, plantel Mérida.

Por asares de la vida y buscando una institución de quiropráctico, me tope de casualidad en internet con una página que decía “ESCUELA DE MASAJE SUECO” y por curiosidad la abrí, en realidad  no era mi intención ser masajista, jamás en la vida lo había pensado, me había hecho algunos masajes antes pero es todo, abrí el plan de estudios y se veía interesante, me dije no pierdo nada con preguntar, envié un correo para pedir informes y me contestaron enseguida.
 
Mi siguiente acción fue hablar por teléfono, me explicaron un poco más a detalle y quede un poco interesada sobre de que se trataba, pero yo seguía sin la intención de inscribirme, mi tercer acto fue concertar una cita con la directora de la escuela, y al ver a María después de 10 minutos de platicar con ella sin más ni más,   y sin pensarlo mucho me inscribí en la “ESCUELA DE MASAJE SUECO” .
 
Ahora estoy terminando la parte básica del curso completo el cual dura 10 meses, se trata de materias teóricas como lo son la anatomía, la fisiología y patología, las materias practicas son masaje sueco (clásico) y masaje profundo. Hay algunas cosas técnicas que me gustaría explicar de cada una de estas áreas, lo que es y mi experiencia al estar estudiando estas materias.
 
Las materias teóricas.
Para muchos es la parte más pesada, pero la manera de trabajar de los maestros es tan relajada que sin darte cuenta aprendes  rápido y es sencillo, claro uno debe estudiar mucho por qué debo decir que son exigentes, pero el método de enseñanza hace que las clases sean dinámicas y accesibles a cualquier persona. La verdad yo he disfrutado mucho las clases teóricas y he aprendido mucho y muy bien. 
 
 En la anatomía, caray uno escucha esta palabra y sin pensarlo sufres en silencio diciendo …”qué difícil”… pero con la manera tan sencilla de la metodología de María para enseñar esta compleja materia, me di cuenta que realmente es apasionante, cada hueso, músculo, su funcionamiento, su constitución su estructura y composición, y comienza uno a darse cuenta de los daños que nosotros le causamos a nuestro propio y único cuerpo con las malas posturas, zapatos, incluso con la ropa, la falta de ejercicio y en mi caso particular he tomado conciencia de todo el beneficio que nos podemos hacer si cuidamos de nosotros.
 
 
En la fisiología, descubrí el funcionamiento de nuestro motor interno, nuestros sistemas, para que son, como están conectados íntimamente cada uno de nuestros órganos, venas, nervios, células como funcionan, para que sirven, cual es su constitución y su formación, y me percaté que cada una de las máquinas que ha inventado el hombre y que mueven de un lugar a otro, no son más que una copia burda del funcionamiento del cuerpo humano, desde un auto, hasta el más sofisticado avión, es interesante ahora para mi, saber qué es lo que pasa en mi cerebro, por ejemplo, cuando hay dolor, o que le pasa a nuestro organismo cuando nuestra alimentación está provista de puras grasas, la manera de como se degradan dentro del cuerpo, los órganos que intervienen, y el esfuerzo que hace para liberarse de las toxinas; o la manera tan exacta de transformar los alimentos en energía, tantas y tantas asombrosas cosas que conocer de nosotros mismos. 
 
Por último la patología, cuantas veces pensamos que al sentir un dolor tenemos una enfermedad indudablemente fuerte, y rápido corremos con alguien para que nos dé el mejor remedio para ya no padecerla, curiosamente el organismo tiene sus maneras de avisar cuando hay enfermedad y el dolor generalmente es parte de esos avisos pero al tener en mano, detalles de algunas enfermedades, como síntomas, diagnostico y tratamiento, me di cuenta que en realidad no tenía ninguna de las 5 enfermedades que creía tener, si no simplemente una mala postura al caminar.
 Todas y cada una de estas materias, son la base para dar una buena calidad en nuestros masajes, por que cuando tengo un cliente frente a mí, ya sé si puedo dar un masaje profundo, una Sobación o no darle ninguno según sea el caso, además la anatomía me ha ayudado a saber exactamente cuál es el lugar preciso donde al cliente le duele, con la fisiología yo se que si presiono más estimulo tales y cuales sistemas del organismo que harán aliviar el dolor, y con la patología sabré si el dolor es causa de una enfermedad o solo de una mala postura o de estrés. Por esto me siento segura y confiada cuando un cliente llega con  a mí y me pide un masaje para sentirse mejor pues sé que le estaré dando un masaje de alta calidad por que será el masaje adecuado para él.

Written by

Somos una profesional escuela de masaje, especializada en la técnica de masaje sueco y tejido profundo, formando terapeutas de masaje y de spa.

No Comments Yet.

Leave a Reply

Message